Miento-me

Cuando era fuerte me levantaba antes de que saliera sol, no me hacían falta ventanas. Andábamos juntos; sin espejos ni reflejos de los coches; ni relojes. No nos importaba el tiempo. Cuando era valiente no existía el largo plazo ni los billetes de vuelta. Podía mirarte fijamente, podías mirarme. Cuando no temía a la gente. … Sigue leyendo Miento-me